Matemáticas 1

21-imagen

Uno de los principales cambios en el concepto del programa de Matemáticas es su estructura horizontal denominada transversalidad, la cual permite al alumno relacionar de manera inmediata los contenidos de Matemáticas con los de otras asignaturas; por lo que al despertar el interés y el gusto por su estudio mediante la orientación de los temas a su propio contexto, el adolescente será capaz de relacionarlos con su persona y con la sociedad.

La propuesta curricular de la asignatura permite generar condiciones para que los jóvenes profundicen en el estudio de los contenidos centrales y realicen un auténtico trabajo de comprensión. Los contenidos se diseñaron para desarrollar competencias generales comunes, enfatizando la plena incorporación del alumno a la cultura escrita, el desarrollo de un pensamiento lógico-matemático, la comprensión del mundo natural y social, la formación de valores éticos y ciudadanos, el desarrollo motor y la creatividad. Todas las asignaturas deben movilizar los contenidos transversales durante el proceso de formación del alumno, favoreciendo así el logro del perfil de egreso.

La transversalidad comprende temas delimitados por situaciones problemáticas o de relevancia social a partir del modelo de desarrollo actual, que atraviesan y/o globalizan el análisis de la sociedad y del currículum en el ámbito educativo en toda su complejidad conceptual y desde una dimensión y reinterpretación ética. Son temas que funcionan como puentes entre el contexto social y el conocimiento científico, y conectan lo académico con la realidad.

El docente puede hacer uso de diferentes lecturas (como las incluidas en este material) para que sean analizadas por los alumnos. Las lecturas deben tratar sobre el desarrollo histórico de las Matemáticas y su aplicación actual, ya que al analizar un escrito se aplica lo que se estudia en Español, y dependiendo del tema que la lectura maneje, se puede incluir lo aprendido en Geografía, Biología, Formación Cívica y Ética.

Por ejemplo, la siguiente lectura tiene la finalidad de dar a conocer el empleo de los números en la antigüedad.

Para qué les servían los números

La tabla babilónica de Júpiter: los babilonios utilizaban su sistema de numeración para el comercio y la contabilidad cotidiana, pero también para un fin más sofisticado: la astronomía; por lo que la capacidad de su sistema para representar números fraccionarios con gran precisión era esencial.

Varios centenares de tablillas registran datos planetarios, pero entre ellas hay una muy dañada, que detalla el movimiento diario del planeta Júpiter durante un periodo de 400 días. Fue escrita en la misma Babilonia, alrededor del 163 a.n.e. Una entrada típica de la tablilla lista los números 126 8 16; 6,46, 58 0; 0, 45, 18 0; 0, 11, 42 + 0; 0, 0, 10, que corresponden a varias cantidades empleadas para calcular la posición del planeta en el cielo. Nótese que los números se escriben con tres lugares sexagesimales, ligeramente mejor que cinco cifras decimales.

Tomado de: Stewart, I, Historia de las Matemáticas, Barcelona, Crítica, 2009.

Al plantear preguntas como: ¿qué es la astronomía?, ¿qué es una fracción?, ¿quiénes eran los babilonios y en dónde se ubicaban?, ¿qué significa sexagesimales y qué representa 0; 0, 11, 42?, es necesario poner en práctica las técnicas de investigación aprendidas en la asignatura de Español, así como los conocimientos históricos y geográficos de las asignaturas de Historia y Geografía.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>